La OIM e invitados discuten desafíos para proteger a migrantes LGBTI


Date Publish: 
06/16/2017

Guatemala - Más de 50 personas activistas LGBTI, funcionarios de gobierno y representantes de organizaciones no gubernamentales de los siete países de Mesoamérica se reunieron esta semana en Guatemala para fortalecer sus capacidades y discutir estrategias conjuntas de defensa y promoción de los derechos humanos de las personas migrantes lesbianas, gais, bisexuales y transgénero.

El Taller Regional sobre migraciones y población LGBTI incluyó capacitaciones sobre el marco normativo y las acciones para la protección de migrantes LGBTI. También sirvió para analizar conjuntamente los avances y desafíos en la región y promover la cooperación entre ambos actores para mejorar la protección de esta parte de la población.

Es notable el aumento de los casos de violencia contra personas de esta comunidad en los últimos años. Según la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), en los primeros meses del año 2017 se han registrado al menos 41 crímenes contra personas LGBTI en las Américas, 19 de ellos solo en El Salvador.

Los riesgos y la discriminación que enfrentan las poblaciones LGTBI impulsan cada vez más su migración en búsqueda de protección y también oportunidades. Además, la identidad de género y la orientación sexual suelen tener un impacto negativo sobre la experiencia migratoria.

La atención a las necesidades específicas de las personas LGBTI durante el ciclo migratorio aun constituye un reto, pues diversos factores dificultan el ejercicio de sus derechos como migrantes en Mesoamérica. Uno de estos factores es la falta de información y capacitación sobre el asunto.

“Este tema es de especial importancia para la OIM ya que somos conscientes del clima de homofobia y transfobia que existe en nuestros países y que se traduce, en ocasiones, en violencia familiar, comunitaria y hasta institucional. Sabemos, además, que dentro de la población vulnerable, las mujeres transgénero son las que están expuestas a más riesgo. Todos estos patrones de violencia, que van desde amenazas e insultos hasta la muerte, empujan a miles de personas LGBTI a buscar protección en otros países a través de la migración irregular. Esto incrementa su vulnerabilidad ante redes de trata de personas y otro tipo de organizaciones criminales”, explicó el Jefe de Misión de la OIM para El Salvador, Guatemala y Honduras, Jorge Peraza Breedy.

Esta es la segunda capacitación regional de su tipo que implementa la OIM a través de su Programa Mesoamérica. En su primera edición (2016), el espacio llevó a la conformación de la Red Mesoamericana para la Protección y Asistencia de las Poblaciones LGBTI migrantes, un proyecto que busca unir esfuerzos entre organizaciones defensoras de derechos humanos para construir una respuesta regional articulada que de atención a las múltiples necesidades que enfrenta esta población.

El Programa Mesoamérica “Fortaleciendo las capacidades de Protección y Asistencia a Migrantes en Situación de Vulnerabilidad”, es financiado por la Oficina de Población, Refugio y Migración del Departamento de Estado de los Estados Unidos.

Para mayor información por favor contactar a Melissa Vega en la OIM Guatemala, Tel: +502 2414-7405, Email: mvega@iom.int


OIM: “Los flujos de remesas pueden ser el sustento económico y social de las familias de los migrantes”

Date Publish: 
16 / 06 / 2018

Ginebra – Este sábado (16/06) se celebrará el Día Internacional de las Remesas Familiares. Para conmemorar tal ocasión la OIM en su calidad de Organismo de las Naciones Unidas para la Migración desea destacar el potencial de desarrollo de los vínculos sociales y financieros que unen a los migrantes con los seres queridos que han quedado en sus países de origen.

Una remesa financiera es una transferencia privada de fondos por parte de un extranjero a un individuo en su país de origen. Las remesas financieras han sido reconocidas en su rol crucial de reducir la pobreza y mejorar la vida tanto de los migrantes como de sus familias. En términos numéricos, hay muchos más migrantes internacionales en el mundo hoy que en cualquier otro período histórico, y la mayor parte de ellos son trabajadores migrantes.

Estimaciones del Banco Mundial indican que en el año 2017, 466.000 millones de dólares estadounidenses han sido transferidos en remesas financieras a países que tienen ingresos medios y bajos, y esta tendencia continúa aumentando. El Fondo Internacional para el Desarrollo Agrícola (IFAD por su sigla en inglés) estima que una de cada siete personas es apoyada de forma directa por las remesas. Por ello es que el Día Internacional de las Remesas Familiares es celebrado año tras año.

William Lacy Swing, Director General de la OIM ha reconocido que los flujos de remesas son “el sustento de muchas vidas” en las familias de los migrantes, destacando su eficacia en cuanto a reducir la pobreza, proveer mejores cuidados de salud y acceso a alimentos, para aumentar las oportunidades de que los niños accedan a educación, para mejorar las viviendas y condiciones sanitarias, promover el emprendimiento y la inclusión financiera, y reducir la inequidad. Si bien el Día Internacional de las Remesas Familiares se ha enfocado tradicionalmente en los flujos financieros, los migrantes también generan “remesas sociales” – que es el flujo de las cualificaciones, conocimientos, ideas, y valores que transmiten a quienes quedaron en los países de origen. A diferencia de las remesas financieras, las sociales se extienden a toda la comunidad y tienen un mayor impacto en el desarrollo.

Consideradas en conjunto, las remesas financieras y sociales cumplen un rol esencial para el logro de los objetivos familiares de las personas, y yendo más lejos, para el logro de los Objetivos de Desarrollo Sostenible. Sin embargo, hay mucho por hacer aún antes de que el potencial de desarrollo de las remesas se extraiga en su totalidad. Los migrantes, los gobiernos y el sector privado son actores esenciales en tal proceso.

“Los Gobiernos pueden aprovechar las cualificaciones y las habilidades y creatividad de sus diásporas, e incentivarlos a que inviertan de vuelta en sus países de origen por medio de políticas coordinadas,” dijo Marina Manke, a cargo de la División de Movilidad Laboral y Desarrollo Humano de la OIM. “Los esfuerzos deben dirigirse hacia el mejoramiento de los conocimientos financieros de la población del país de origen y de los migrantes, de manera tal que ambos puedan tomar decisiones informadas acerca de cómo enviar el dinero a sus lugares de origen y cómo invertir tales remesas. Finalmente, hay una necesidad de reconocer cabalmente y apreciar a los migrantes como agentes de cambio – tanto en lo atinente a su capital financiero como en lo relativo a su capital social,” agregó ella.

En años recientes, la OIM ha estado aumentando el apoyo a los gobiernos y a los migrantes para asistirlos en cuanto a recoger los beneficios que la migración genera en materia de desarrollo. Más de 150 mapeos de diásporas se han realizado, arrojando luz sobre las características de las comunidades de la diáspora, su ubicación y el potencial para involucrarse con sus comunidades de origen. Actualmente la OIM está involucrada en varios proyectos relativos a remesas en varios lugares del mundo, especialmente por medio de una iniciativa destinada a reducir los costos de las remesas en Burundi y el desarrollo de una MigApp, la cual es una aplicación móvil que permite que los migrantes puedan comparar las opciones de transferencia de dinero que sean más efectivas en cuanto a costos ofrecidas por los proveedores de servicios.

Para mayor información por favor contactar a Vanessa Okoth-Obbo en la Sede de la OIM, Tel: +41 22 717 9366, Email: vokoth@iom.int