La OIM apoya tareas de reconstrucción en Dominica tras el Huracán María


Date Publish: 
11/07/2017

Dominica – Veinte equipos de comerciantes, carpinteros y voluntarios locales, capacitados en técnicas de construcción segura por la OIM, el Organismo de las Naciones Unidas para la Migración, trabajan en la reconstrucción de viviendas afectadas por el huracán María. Los equipos han sido desplegados en las localidades de Wesley, Calibishi y Woodford Hill, tres de las comunidades más afectadas de la isla caribeña.

El 18 de septiembre, Dominica fue azotada por un huracán de categoría cinco, con vientos de 250 km por hora, que devastó la isla. Se estima que el 23 por ciento de los edificios quedaron destruidos, 39 por ciento de las viviendas muestran daños severos, y un 28 por ciento adicional han sido afectadas en cierta medida.

Como respuesta a la destrucción que dejó el huracán, y con el financiamiento del Gobierno Británico y el Fondo Central para la acción en Casos de Emergencia (CERF) de las Naciones Unidas, la OIM adquirió en tiempo récord materiales de construcción en la República Dominica, y con la cooperación de marina holandesa, los transportó hacia Dominica.

La OIM capacitó al personal de trabajo local en técnicas de construcción segura y los equipos desplegados están utilizando los materiales de construcción para reparar los techos de las casas de 400 familias que presentan daños moderados o graves.

Una de las primeras beneficiadas fue Tessa Williams de 31 años, madre de tres niños. Su casa resultó gravemente dañada por el huracán, a causa de esto ella tuvo que fabricar una choza improvisada con toldos y materiales recuperados que fueron arrastrados por la tormenta. Con el mayor de sus tres hijos en una silla de ruedas y el menor siendo aún un bebé, la situación para Williams fue muy difícil. Su propia comunidad la eligió como una de las primeras beneficiarias del programa OIM.

“Con esta casa, hemos proporcionado una casa segura para Tessa y sus hijos. La comunidad está siendo testigo de lo que realmente está ocurriendo y hemos completado la capacitación de los carpinteros sobre técnicas de construcción segura”, sostuvo Jan Willem Wegdam, líder de equipo de la OIM en Dominica.

De acuerdo con la Matriz de Seguimiento de Desplazamiento (DTM por sus siglas en inglés), casi 2,000 personas (aproximadamente 360 familias) aún viven en albergues debido a los daños y la destrucción de sus viviendas. “Muchos de ellos son adultos mayores, madres de familia solteras y personas con enfermedades crónicas”, agregó Wegdam.

“No obstante, la mayoría de las personas que perdieron sus casas se están quedando con sus familiares o amigos, y hemos escuchado que, tras casi dos meses de coexistir, las tensiones en estos hogares han aumentado, y potencialmente esto podría causar una segunda ola de desplazamiento”.

Con la disminución o perdida de actividades que les generen un ingreso, y la destrucción de sus casas, los habitantes de Dominica abandonan cada vez más la isla en busca de mejores oportunidades. La OIM ha establecido un Monitoreo de Flujos Migratorios en el puerto de ferris de Roseau con el objetivo de entender los principales motivos por los cuales los habitantes de Dominica están abandonando el país. Una cuarta parte de los encuestados respondió que no regresaría a Dominica y un 22 por ciento se fue en búsqueda de un empleo en el extranjero.  

“Los proyectos de vivienda son una excelente forma para evitar que los locales abandonen la isla, sin embargo, necesitamos un financiamiento más amplio para crear la mayor cantidad de oportunidades de empleo posible y para reconstruir las casas destruidas. No se trata solo de construir un techo para ellos, pero también se necesita crear las condiciones adecuadas para una plena recuperación después de un gran desastre”, concluyó Wegdam.

Para más información contactar a Jorge Gallo en la Oficina regional de OIM para Centroamérica, Norteamérica y El Caribe, Email: jgallo@iom.int, Tel: +506 2212-5300

 


Países de América Central intercambian experiencias sobre retorno voluntario

Date Publish: 
17 / 07 / 2018

Ciudad de Panamá – La OIM, en calidad de Organismo de Naciones Unidas para la Migración, organizó  un taller regional de intercambio de experiencias sobre programas de asistencia para el retorno voluntario de personas migrantes en situaciones de vulnerabilidad. La actividad tuvo lugar el 16 y 17 de julio de 2018 en la Ciudad de Panamá y contó con la participación de los países miembros de la Conferencia Regional sobre Migración (CRM).

Según el último informe de la OIM sobre retorno voluntario asistido y reintegración, la OIM brindó asistencia a 72.176 personas migrantes retornadas en el 2017  alrededor del mundo. 3.331 de estas personas fueron identificadas en situación de vulnerabilidad, de las cuales un 48 % tenían necesidades relacionadas a la salud, 34 %  fueron víctimas de trata de personas y un 18 % corresponde a menores no acompañados.

A nivel regional, Mesoamérica es considerada una región de origen, tránsito, destino y retorno de personas migrantes, en donde situaciones de vulnerabilidad asociadas a la migración irregular pueden llevar a las personas migrantes a buscar asistencia para retornar a sus países de origen.

En este contexto, el evento buscó fortalecer las capacidades de los países para una gobernanza migratoria integral que incluya la protección y asistencia a las personas migrantes en situación de vulnerabilidad en todo el proceso migratorio.

Además, este espacio de intercambio permitió conocer el alcance del “Fondo de Reserva para el retorno de migrantes en situación de alta vulnerabilidad” de la CRM, con el cual se han podido beneficiar más de 250 personas desde 2015; y el Fondo de Asistencia y Retorno Voluntario Asistido implementado por la OIM en la región, a través del Programa Mesoamérica que ha brindado asistencia a más de 600 personas migrantes desde el 2010.

“Hemos encontrado como muchos países realizan grandes esfuerzos por asistir a sus nacionales en el exterior para que regresen a su país de origen de forma voluntaria, pero muchas veces se hace de forma aislada y sin compartir sus experiencias con otros países, que podrían fortalecer sus propios mecanismos a partir de estas prácticas y ser más eficaces en su respuesta ante estas situaciones”, señaló Santiago Paz, Jefe de Misión de la OIM en Panamá.

Por su parte,  Nadia Montenegro de Detresno, Directora General encargada de Asuntos Jurídicas y Tratados del Ministerio de Relaciones Exteriores de la República de Panamá, afirmó que: “Estos intercambios regionales y espacios de diálogo reafirman la voluntad de nuestros gobiernos de implementar y trabajar de manera conjunta para afrontar los diferentes retos y desafíos para una gestión segura y ordenada de la migración. La colaboración y el intercambio de experiencias entre los diferentes Gobiernos, es indispensable para poder lograr actuar eficazmente para la protección de las personas migrantes, al igual que el compromiso y el reto para los países miembros de la CRM, tanto de destino como de origen y tránsito,  en la creación y fortalecimiento de mecanismos y protocolos para proteger a las personas que retornan voluntariamente”.

El taller también contó con la participación de representantes de otros países fuera de la región como Holanda y Colombia, los cuales presentaron sus propias experiencias con el propósito de promover el dialogo e intercambio de experiencias e iniciativas que contribuyan a mejorar la protección de las personas en situación de vulnerabilidad.

Este esfuerzo se realizó con el apoyo del Programa Regional Mesoamérica, el cual busca contribuir al desarrollo e implementación de estrategias para una migración regular, ordenada y segura, asegurando la adecuada protección de los migrantes.

Para más información puede contactar a Khalid Khattabi en la OIM Costa Rica, Tel.: 506 22125328, Email kkhattabi@iom.int.