La OIM apoya tareas de reconstrucción en Dominica tras el Huracán María


Date Publish: 
11/07/2017

Dominica – Veinte equipos de comerciantes, carpinteros y voluntarios locales, capacitados en técnicas de construcción segura por la OIM, el Organismo de las Naciones Unidas para la Migración, trabajan en la reconstrucción de viviendas afectadas por el huracán María. Los equipos han sido desplegados en las localidades de Wesley, Calibishi y Woodford Hill, tres de las comunidades más afectadas de la isla caribeña.

El 18 de septiembre, Dominica fue azotada por un huracán de categoría cinco, con vientos de 250 km por hora, que devastó la isla. Se estima que el 23 por ciento de los edificios quedaron destruidos, 39 por ciento de las viviendas muestran daños severos, y un 28 por ciento adicional han sido afectadas en cierta medida.

Como respuesta a la destrucción que dejó el huracán, y con el financiamiento del Gobierno Británico y el Fondo Central para la acción en Casos de Emergencia (CERF) de las Naciones Unidas, la OIM adquirió en tiempo récord materiales de construcción en la República Dominica, y con la cooperación de marina holandesa, los transportó hacia Dominica.

La OIM capacitó al personal de trabajo local en técnicas de construcción segura y los equipos desplegados están utilizando los materiales de construcción para reparar los techos de las casas de 400 familias que presentan daños moderados o graves.

Una de las primeras beneficiadas fue Tessa Williams de 31 años, madre de tres niños. Su casa resultó gravemente dañada por el huracán, a causa de esto ella tuvo que fabricar una choza improvisada con toldos y materiales recuperados que fueron arrastrados por la tormenta. Con el mayor de sus tres hijos en una silla de ruedas y el menor siendo aún un bebé, la situación para Williams fue muy difícil. Su propia comunidad la eligió como una de las primeras beneficiarias del programa OIM.

“Con esta casa, hemos proporcionado una casa segura para Tessa y sus hijos. La comunidad está siendo testigo de lo que realmente está ocurriendo y hemos completado la capacitación de los carpinteros sobre técnicas de construcción segura”, sostuvo Jan Willem Wegdam, líder de equipo de la OIM en Dominica.

De acuerdo con la Matriz de Seguimiento de Desplazamiento (DTM por sus siglas en inglés), casi 2,000 personas (aproximadamente 360 familias) aún viven en albergues debido a los daños y la destrucción de sus viviendas. “Muchos de ellos son adultos mayores, madres de familia solteras y personas con enfermedades crónicas”, agregó Wegdam.

“No obstante, la mayoría de las personas que perdieron sus casas se están quedando con sus familiares o amigos, y hemos escuchado que, tras casi dos meses de coexistir, las tensiones en estos hogares han aumentado, y potencialmente esto podría causar una segunda ola de desplazamiento”.

Con la disminución o perdida de actividades que les generen un ingreso, y la destrucción de sus casas, los habitantes de Dominica abandonan cada vez más la isla en busca de mejores oportunidades. La OIM ha establecido un Monitoreo de Flujos Migratorios en el puerto de ferris de Roseau con el objetivo de entender los principales motivos por los cuales los habitantes de Dominica están abandonando el país. Una cuarta parte de los encuestados respondió que no regresaría a Dominica y un 22 por ciento se fue en búsqueda de un empleo en el extranjero.  

“Los proyectos de vivienda son una excelente forma para evitar que los locales abandonen la isla, sin embargo, necesitamos un financiamiento más amplio para crear la mayor cantidad de oportunidades de empleo posible y para reconstruir las casas destruidas. No se trata solo de construir un techo para ellos, pero también se necesita crear las condiciones adecuadas para una plena recuperación después de un gran desastre”, concluyó Wegdam.

Para más información contactar a Jorge Gallo en la Oficina regional de OIM para Centroamérica, Norteamérica y El Caribe, Email: jgallo@iom.int, Tel: +506 2212-5300