Migración y Salud

Migrantes saludables en comunidades saludables

La División de Salud y Migración de la Oficina Regional de la OIM en San José, promueve el desarrollo de programas de salud comprensivos, preventivos y curativos que sean beneficiosos, accesibles y equitativos para las personas migrantes y las poblaciones móviles. Cerrar las brechas entre las necesidades de las personas migrantes, los Estados Miembros de OIM y la División de Salud y Migración, en colaboración con otros socios, contribuye al bienestar físico, mental y social de las personas migrantes, fomentando el desarrollo económico de estas poblaciones y las comunidades de acogida.

La migración es un fenómeno global con más de 244 millones de migrantes internacionales (UNDESA, 2014) y un estimado de 740 millones de migrantes internos (OIM, 2015). Los procesos migratorios deben reconocerse como un determinante social de la salud, ya que la movilidad impacta no solo la vulnerabilidad física, pero también incide en el bienestar mental y social. Las poblaciones migrantes y las poblaciones móviles enfrentan muchos obstáculos para acceder servicios de salud esenciales, debido a una serie de factores que incluyen: estatus migratorio irregular, barreras económicas, geográficas y de lenguaje, y ausencia de políticas de salud inclusivas. Las disparidades de acceso a dichos servicios impacta el bienestar de las personas migrantes y las comunidades de acogida y va en detrimento del cumplimiento de metas de salud global, tales como la prevención del VIH, la contención de la Tuberculosis, malaria y otras enfermedades infectocontagiosas. Las altas tasas de morbilidad y mortalidad entre migrantes, especialmente quienes se encuentran en situación migratoria irregular, migración forzada o explotación, son aspectos críticos que merecen atención internacional.

Durante la última década, la protección de los derechos humanos de las personas migrantes, incluyendo el derecho a la salud, es cada vez más reconocido y ha ganado peso en las agendas internacionales. Los gobiernos y actores de salud, reconocen la necesidad de abordajes comprehensivos y multisectoriales que trascienden la respuesta ante enfermedades infeccionas y el control fronterizo. Para alcanzar los Objetivos de Desarrollo Sostenible y la Cobertura Universal, es necesario promover políticas inclusivas de las personas migrantes que aborden las vulnerabilidades de salud relacionadas con los procesos migratorios, las enfermedades no transmisibles, la salud mental, la salud ocupacional, la salud ambiental y el acceso a servicios de salud sensibles a las necesidades específicas de las personas migrantes.

La exclusión de las poblaciones migrantes de un abordaje de salud basado en derechos es una mala práctica de salud pública, ya que aumenta las vulnerabilidades de las personas migrantes, crea y amplifica la discriminación e inequidades en salud e incurre en algos costos de salud para migrantes, y es en general una violación a los derechos de las personas migrantes. Por el contrario, la prestación de acceso equitativo a servicios de salud para personas migrantes, puede reducir costos sociales y de salud, mejora la cohesión social y protege la salud pública y los derechos humanos, contribuyendo así al objetivo de migrante saludables en comunidades saludables.

La División de Salud y Migración de la OIM ha adoptado las recomendaciones de la II Consulta Global de Salud de los Migrantes llevada a cabo en febrero de 2017 en Sri Lanka. Expertos a nivel global, incluyendo actores gubernamentales, académicos, sociedad civil y organismos internacionales han acordado un abordaje integral para atender los aspectos de salud de las personas migrantes. Dicho abordaje contempla tres grandes temas:

  • Salud Global: promover abordajes de salud preventivos y curativos para reducir la carga de enfermedad para migrantes y comunidades de acogida.
  • Vulnerabilidad y Resiliencia: Reducir las vulnerabilidades y mejorar la resiliencia de migrantes, comunidades y sistemas.
  • Desarrollo: Asegurar que la salud de las personas migrantes sea parte integral del desarrollo humano y económico sostenible (ODS).