¿Por qué aumenta la vulnerabilidad a la trata en situaciones de desastre?

Categoría: 

 

El aumento de la trata de personas en contextos de emergencia ha sido demostrado y detectado en repetidas ocasiones a nivel mundial. En Nepal, el terremoto de 2015 que afectó a dos tercios de la población dio pie a un aumento de casos de trata de personas con fines de explotación sexual de niñas y mujeres, principalmente. Otro caso es el de hombres hindúes víctimas de este delito con fines de explotación laboral en medio del huracán Katrina que afligió a los Estados Unidos en el 2005.  

Entre las principales razones por las que aumenta la vulnerabilidad a la trata en situaciones de emergencia y desastre se encuentran:

  • Falta generalizada de oportunidades económicas, por lo que las poblaciones afectadas tienden a recurrir a estrategias de supervivencia arriesgadas como creer en falsas promesas de tratantes.
  • Si no se gestionan adecuadamente, los campamentos o albergues temporales pueden ser puntos de contacto de tratantes con sus potenciales víctimas.
  • Las emergencias pueden sobrepasar las capacidades de los Estados para proteger a sus ciudadanos, particularmente en situaciones de emergencia prolongadas, lo cual aumenta la exposición a los riesgos de la trata de personas.
  • Debido a la propia naturaleza de este delito y la complejidad que típicamente impera en un contexto de emergencia, muchos casos permanecen ocultos por mucho tiempo en gran perjuicio de las víctimas.

En el 2008 mediante la Resolución 63/156 sobre trata de mujeres y niñas la Asamblea General de las Naciones Unidas se refirió por primera vez sobre la necesidad de abordar el problema de la trata en situaciones de emergencias. Ese texto exhorta a quienes se ocupan de situaciones de desastre y de emergencia a que aborden la evidencia del aumento de la vulnerabilidad de las mujeres y las niñas a la trata y la explotación en esos contextos.

Acciones para enfrentar la trata en contextos de emergencia

Debido al entorno complejo que acompaña a las situaciones de emergencia, a menudo el tema de la trata de personas no es incorporado como una variable de atención inmediata o necesaria por parte de los interlocutores gubernamentales y no gubernamentales que trabajan en la prevención, respuesta y recuperación de desastres.

Sin embargo, es fundamental proteger los derechos y la dignidad de todas las personas afectadas por un desastre (incluidas las personas migrantes) antes, durante y después de una emergencia.

La lucha contra la trata de personas en situaciones de emergencia tiene que entenderse como una medida de “asistencia inmediata para salvar vidas”.  El abordaje de la trata debe considerarse tan prioritario como cualquier otra respuesta a una situación de emergencia encaminada a garantizar la protección integral de las personas vulnerables, sean nacionales o personas migrantes. Por eso las actividades de lucha contra la trata merecen un lugar en el enfoque de protección integral que se aplique en situaciones de emergencia. 

(Ver video)

 

Algunas acciones clave para abordar el delito en contextos de emergencia son las siguientes:

  1. Llevar a cabo campañas de educación y concienciación en materia de trata de personas tanto para la población expuesta o afectada como para quienes trabajan en la prevención, respuesta y recuperación a un desastre.
  2. Divulgar herramientas para detectar posibles casos y saber a quién referirlos.
  3. Ejecutar acciones preventivas y no reactivas. Las medidas de lucha contra la trata deben ser proactivas y de protección, por lo que deben aplicarse inmediatamente cuando se detecta una situación de emergencia, aunque se desconozca el alcance o el impacto de las actividades de las redes de tratantes.
  4. Dar respuestas inclusivas, es decir, que reconozcan las necesidades diversas de los diferentes grupos humanos que requieren asistencia.
  5. Asegurar una buena coordinación y manejo de campamentos y alojamientos temporales mediante la identificación de los factores de riesgo que pueden propiciar situaciones de trata de personas.
  6. Asegurar el acceso adecuado a los alimentos, el agua, alumbrado apropiado en áreas regularmente utilizadas por mujeres y niñas, segregación de facilidades sanitarias, confidencialidad de los mecanismos de denuncias en caso de violaciones, vigilancia adicional y creación de espacios seguros para mujeres y niñas, y la separación de las acomodaciones de niños y niñas huérfanos y no‐acompañados de las acomodaciones de los adultos.

La trata de personas es un riesgo aun más ominoso en situaciones de desastre. Integrar este tipo de acciones en la respuesta a emergencias puede evitar la explotación de seres humanos.

 

Recursos pertinentes:

Encarar la Trata y Explotación de Personas en Tiempos de Crisis

Climate Change – Human Trafficking Nexus

Página Web regional de la OIM sobre trata de personas.

 

Sobre la autora:

Francesca Tabellini trabaja como asistente especialista de proyecto con énfasis en trata de personas en el Programa Mesoamérica de la Oficina Nacional de Costa Rica de la OIM. Anteriormente, ha sido consultora de género e investigadora para instituciones internacionales y organizaciones de la sociedad civil y como paralegal en un centro de apoyo a refugiados centroamericanos, en particular poblaciones indígenas y LGBTI. Es politóloga e investigadora del área de Relaciones Internacionales y Seguridad Humana de la Universidad de Boloña, Italia.

 


DTM: información al servicio de la protección de migrantes venezolanos

Categoria: Protección y Asistencia a Migrantes
Autor: Autor Invitado

 

El flujo migratorio de personas venezolanas es uno de los más dinámicos en las Américas.  Para 2018, OIM estimaba que existían alrededor de 2.3 millones de venezolanos viviendo en el extranjero y que cerca de un 90% de ellos se encuentra residiendo en otros países de Sudamérica. Más de 1.6 millones de estas personas abandonaron Venezuela desde el 2015.

Estas cifras evidencian la necesidad de obtener, intercambiar y validar información estadística sobre las necesidades y características de esta población, con el propósito de identificar vulnerabilidades y mejorar su protección.

La Matriz de Seguimiento del Desplazamiento (DTM) de OIM fue diseñada precisamente para registrar y monitorear la movilidad de la población migrante y refugiada. Esta información es utilizada para la toma de decisiones y la elaboración de acciones, planes y políticas públicas sustentadas en información transparente, verificable y segura.

¿Cómo funciona la DTM?

Este estudio provee información primaria sobre la movilidad a nivel nacional y mundial y está integrado por cuatro componentes:

  • Seguimiento de la movilidad: rastrea las necesidades intersectoriales y movimientos de la población para focalizar la ayuda y asistencia humanitaria en comunidades de origen y en zonas de desplazamiento.
  • Monitoreo de Flujos: registra movimientos de personas desplazadas en ciertos puntos cuando el monitoreo se realiza de forma gradual.
  • Registro: información individual y de hogares para la selección de beneficiarios, que prioriza indicadores de vulnerabilidad. 
  • Encuesta: reúne información específica a través de muestreos de la población sobre temas como intención de retornar, soluciones de desplazamiento y percepciones de la comunidad, entre otros.
     

Apoyo a la población venezolana.  En respuesta a la migración masiva de venezolanos, OIM puso en marcha este año el Plan de Acción Regional (RAP) que brinda apoyo técnico y asistencia humanitaria a países receptores de esta población en las Américas y el Caribe. Como resultado, la DTM se aplica actualmente en 16 países, incluidos Costa Rica, Guyana, México, Panamá y República Dominicana.

Actualmente, la información generada está siendo utilizada para identificar a receptores prioritarios de asistencia y apoyo, garantizando el acceso a servicios básicos en una situación de alta demanda. Asimismo, el sistema envía señales de alerta sobre necesidades de protección, escasez de alimentos, problemas sanitarios y enfermedades para realizar coordinaciones necesarias con autoridades pertinentes.

Asimismo, la matriz está promoviendo la prevención de trata y de riesgos asociados a la migración irregular al detectar casos de riesgo, con el objetivo de facilitar información precisa y relevante que proteja a la población venezolana.

De esta forma, los Estados y actores relevantes pueden conocer y enfrentar coordinadamente los retos que suponen para la región la atención e integración de nacionales venezolanos y el desarrollo de soluciones sostenibles.

Todos los reportes generados por DTM serán públicos y otros reportes especializados se compartirán con actores gubernamentales, académicos y de sociedad civil encargados de brindar servicios a personas migrantes y enriquecer sus intervenciones en favor de la protección de las personas migrantes de origen venezolano.


 

Bryan Brennan es consultor de Comunicaciones para el Plan de Acción Regional (RAP) de OIM.