Gobiernos locales y reintegración: el éxito de Zacatecoluca

 

En la gestión eficiente de los procesos de retorno, el municipio salvadoreño de Zacatecoluca demuestra que, con una estrategia focalizada los gobiernos locales pueden promover la reintegración integral de las personas retornadas y abordar las múltiples causas de la migración.

En 2015, esta comunidad de unos 75 mil habitantes era el cuarto municipio más violento de El Salvador. La violencia y las dificultades que enfrentaba la población para desarrollar un proyecto de vida propiciaban la migración irregular e impactaba negativamente los índices de desarrollo.

Asimismo, para el 2018, Zacatecoluca ocupa la posición número diez entre los municipios con mayor recepción de personas retornadas a El Salvador desde Estados Unidos y México según estadísticas de la Dirección General de Migración y Extranjería.

A pesar de un panorama complejo, el municipio reporta una mejora en el índice de competitividad local y una reducción de la violencia en un 60% de acuerdo con la información registrada por el Observatorio Municipal de Prevención de la Violencia, alimentado con datos de la Policía Nacional Civil (PNC). Este cambio ha mejorado sustancialmente el clima de seguridad ciudadana y la calidad de vida de sus residentes.

¿Cómo se logró esta transformación?

Zacatecoluca ha puesto en marcha una serie de acciones coordinadas para mejorar el desempeño en indicadores sociales y económicos, así como una estrategia nacional y local para mejorar la atención de la población migrante y retornada.  Esta estrategia tiene cuatro elementos:

  1. Enfoque preventivo. La comunidad ha asumido la prevención estructural de la violencia por medio de la generación de un marco de protección, de la creación de oportunidades y de la recuperación de espacios. Algunas de las iniciativas bajo esta línea de acción comprenden la creación de escuelas taller, el fomento de proyectos para personas emprendedoras, la reinserción en el sistema educativo a través de modalidades de educación flexible, la apertura de oficinas de empleo juvenil enfocadas en población en riesgo y  el fomento de prácticas artísticas y culturales. De igual forma, Zacatecoluca creó una oficina local de atención a víctimas de violencia, que brinda servicios de atención psicológica, asesoría jurídica y recreación a personas que han sobrevivido abuso sexual, violencia de género y violencia intrafamiliar, entre otros.  
  2. Aumento de la competitividad. Zacatecoluca ha promovido también una mejora en sus índices de competitividad municipal. Esto ha sido posible gracias al desarrollo de propuestas innovadoras que han atraído la inversión y han mejorado la movilidad. Las autoridades han buscado la inclusión del sector rural y han aplicado el uso de tecnologías para agregar valor a los productos de la zona, pero sobre todo han incorporado un enfoque de género y juventud para alcanzar a las poblaciones más vulnerables.
  3. Intervenciones específicas para inserción de población retornada.  Con la participación y la cooperación de la OIM y la asesoría técnica del Consejo Nacional para la Protección y Desarrollo de la Persona Migrante y su Familia (CONMIGRANTES), se inició la creación de la primera oficina municipal a nivel nacional para atención a la persona migrante y su familia. La oficina brinda servicios y facilita asesoría en prevención de la migración irregular, atención a las personas retornadas y vinculación con salvadoreños en el exterior.
  4.  Establecimiento de alianzas multisectoriales. El gobierno nacional, los organismos internacionales, las agencias de cooperación, la academia, el sector privado y las organizaciones de la sociedad civil han brindado apoyo a la oficina municipal para el logro de objetivos como retorno, readmisión y reintegración digna y sostenible; desarrollo de capacidades y reconocimiento de calificaciones y competencias; vinculación de las personas retornadas con las oportunidades laborales y habilitación de espacios de convivencia.

El progreso de Zacatecoluca evidencia la importancia de que los gobiernos locales tengan mayor protagonismo dentro de las políticas de prevención y gestión de la migración. Sin duda, su relación de cercanía con las personas ofrece múltiples oportunidades para mejorar su calidad de vida y ofrecerles mayor protección. 

 

Francisco Salvador Hirezi Morataya  es doctor en Medicina General por la Universidad de El Salvador y cuenta con postgrado en el Hospital Civil de Estrasburgo, en Cirugía Digestiva y Endocrina.  En el año 2009 fue electo alcalde Municipal de Zacatecoluca y actualmente ejerce  su cuarto periodo como alcalde de esta ciudad- Es miembro también de la Asociación de Municipios de Los Nonualcos. Desde el  año 2015  ha formado parte de la Junta Directiva de Corporación de Municipalidades de la República de El Salvador (COMURES), fungiendo en la actualidad el cargo de Director de Asuntos Legales.

 


Claves para implementar iniciativas sobre migración y desarrollo en el marco de la Agenda 2030

Categoria: Migración y Desarrollo
Autor: Marcelo Pisani

La migración es un poderoso impulsor del desarrollo sostenible. Los migrantes representan aproximadamente el 3% de la población mundial, pero producen más del 9% del PIB mundial, unos 3 billones de dólares más que si se hubieran quedado en su lugar de origen, según datos de OIM y McKinsey & Company.

En el marco de la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible, las personas migrantes tienen el potencial de contribuir al desarrollo de sus comunidades de acogida por medio de capacidades, aumento de la fuerza de trabajo, inversiones y diversidad cultural. También pueden asumir un papel central en la mejora de la calidad de vida y a revitalizar la economía y el mercado laboral en sus países de origen mediante la transferencia de capacidades y recursos financieros.

Sin embargo, si la migración está mal administrada puede tener un impacto negativo en el desarrollo de la economía local e incluso poner en peligro a las personas migrantes y a la fuerza de trabajo nacional. Otros factores abordados por los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) como el cambio climático, los mercados de trabajo, la educación, la pobreza y la violencia pueden tener un impacto sobre la migración.

La Agenda 2030 brinda una plataforma para abordar esta estrecha relación y maximizar las oportunidades. Los tomadores de decisiones deben reconocer que los ODS son interdependientes y que, por tanto, una acción destinada a cumplir con metas específicas de migración no debería darse de forma aislada.

En busca de mayores sinergias y amplia participación, OIM desarrolló la “Guía para profesionales sobre Migración y Desarrollo”,  que brinda ideas y asesoramiento para implementar aspectos de la migración en la Agenda 2030 de forma integrada con otras iniciativas de desarrollo sostenible, involucrando a todos los niveles del gobierno y a todos los actores sociales.

A continuación, presentamos una serie de aspectos esenciales para la implementación de iniciativas integrales en el campo de la migración y el desarrollo:

  1. Participación a nivel local. Los gobiernos locales están en una posición ideal para transformar la Agenda 2030 en acciones concretas y eficientes; pueden adaptar mejor las metas y los objetivos de la Agenda a contextos específicos, comunicarse y alentar la importancia de la acción local para los ciudadanos y desempeñar un papel crucial en la prestación de servicios. Es vital que los actores locales se incluyan en el proceso de diseño e implementación de políticas nacionales para que sean parte integrante de las mismas y que puedan contribuir a su funcionamiento.
  2. Participación horizontal. La migración tiene relaciones complejas con los diferentes sectores de gobierno. Para abordarlas de manera adecuada y trabajar para una gobernanza migratoria sostenible y bien gestionada, los gobiernos deben adoptar un enfoque intersectorial. Por ejemplo, promover un proceso mediante el cual la migración se integre en las políticas de áreas como la salud, la educación, el empleo y la seguridad social.
  3. Seguimiento de estructuras y mecanismos relevantes. Implica evaluar las instituciones, las estrategias, la legislación, los marcos de políticas, los planes y los proyectos que sean relevantes frente a las metas prioritarias de los ODS esto ayudará a cartografiar y analizar posibles sinergias y compensaciones entre las intervenciones relacionadas con la migración. Además, permite identificar incoherencias y prevenir la duplicación de esfuerzos.
  4. Movilización de recursos. Es necesario identificar las fuentes de financiación de las intervenciones. Si esto se lleva a cabo en el marco de un proceso de implementación de ODS más amplio, los organismos de implementación deberían seguir las estrategias de movilización de recursos implícitas. Si no, o además de esto, podrán redactar un plan de movilización de recursos para mostrar qué intervenciones propuestas requieren recursos adicionales y cuáles son las estrategias de acercamiento a socios.
  5. Desarrollar e implementar un plan de acción. Los actores gubernamentales deben adoptar planes formalmente. Si las acciones se llevan a cabo como parte de una implementación más amplia de los ODS, deberían seguir los procesos de planificación formal que ello conlleve. De lo contrario, deberán redactar un plan de acción operativo de migración-ODS. Esto resumirá los objetivos prioritarios de los ODS, las intervenciones para abordarlos y proporcionará más detalles sobre su diseño e implementación.

 

Aquí puede consultar la guía con información y consejos para la implementación de iniciativas.

 


Marcelo Pisani es el Director Regional de la OIM para Centroamérica, Norteamérica y el Caribe. El Sr. Pisani cuenta con 18 años de experiencia en administración de proyectos, asesoría para la generación de políticas públicas, y en otras áreas vinculadas con la superación de la pobreza y la atención de poblaciones vulnerables en situaciones de emergencia. Anteriormente fue Jefe de Misión de la OIM en Colombia y en Zimbabue, y trabajó en el Banco Mundial y en el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo. Es arquitecto de la Pontificia Universidad Católica de Chile.