Es el Día Mundial contra la Trata de Personas. ¿Qué necesitamos hacer ahora?

 

Se estima que, actualmente, millones de personas en todo el mundo son víctimas de la trata. Nos resulta casi imposible pensar que cada número es un ser humano y sentimos que es un problema insuperable.  Pero no lo es.  En este Día Mundial contra la Trata de Personas debemos creer que no sólo podemos hacer una pequeña contribución, sino que está en nuestras manos hacer avances significativos para eliminarla.

Nuestra Organización, la Organización Internacional para las Migraciones (OIM), el Organismo de las Naciones Unidas para la Migración, se enfrenta diariamente con el fenómeno de la trata de personas. Sabemos que la trata implica más que el secuestro y la “venta” de seres humanos, personas forzadas a trabajar contra su voluntad y las víctimas obligadas a donar un riñón u otros órganos vitales. La trata puede también ocurrir de una manera muy sutil como en el proceso de reclutamiento para el empleo, donde a los trabajadores se les cobra comisiones por la colocación, se les retiene el pago o no pueden renunciar a su empleo, generando situaciones vulnerables de mayor explotación y pueden convertirse en víctimas de trata.  Las personas migrantes que viajan en todo el mundo por rutas de migración regular o irregular son altamente vulnerables a este tipo de abusos.  Muchas personas migrantes comienzan sus viajes poniéndose en manos de traficantes y a lo largo del camino pueden llegar a ser víctimas de la trata.

Además de nuestra labor y la de nuestros asociados brindando protección y asistencia a unas 90.000 víctimas de la trata a lo largo de los años, la OIM trabaja incansablemente para recopilar y analizar datos sobre la trata a nivel mundial para conjuntamente fortalecer e implementar mejores prácticas e introducir políticas y programas para un mejor abordaje de la problemática de la trata de personas.

Por ejemplo, desde 2015, la OIM ha realizado encuestas a más de 22.000 personas migrantes en la travesía por las rutas del Este y Centro del Mediterráneo. Esta es la investigación de mayor escala jamás realizada para identificar la vulnerabilidad de los migrantes a la trata y a la explotación en dichas rutas migratorias hacia Europa.  Alrededor del 39% de las personas entrevistadas tuvo una experiencia personal que revelaba la presencia del fenómeno de la trata de personas u otras prácticas de explotación a lo largo de la ruta, con muchos de ellos narrando experiencias concretas de abuso, explotación y prácticas que pueden equivaler a la trata de personas.  A lo largo de la ruta Central, se obtiene la alarmante cifra de 73% de los entrevistados que manifiestan haber estado confrontados a este tipo de experiencias.  Con esta investigación, la OIM está analizando qué factores predeterminan la vulnerabilidad de los migrantes a la trata y la explotación de personas durante su viaje.

Otro de nuestros objetivos es facilitar el análisis transfronterizo e inter agencia y proporcionar a la comunidad de entidades que luchan contra la trata la información necesaria para desarrollar una comprensión más integral de este complejo fenómeno.  Con este fin, pronto lanzaremos la Base Colaborativa de Datos sobre Trata de Personas. Con la información de los casos asistidos por la OIM y sus asociados sobre las víctimas, ésta será la primera plataforma de datos sobre la trata de personas de acceso abierto.

Es fundamental que compartamos y comuniquemos con otros líderes mundiales los nuevos conocimientos y herramientas a medida que se desarrollen.  En septiembre, en un esfuerzo por desarrollar el "Pacto Mundial para una Migración Segura, Ordenada y Regular", los gobiernos se reunirán para discutir el tráfico de migrantes, la trata de personas y las formas contemporáneas de esclavitud, incluidos los adecuados procesos de  identificación, protección y asistencia a las  personas migrantes y las víctimas de la trata  La OIM aprovechará esta oportunidad para compartir la experiencia de nuestra Organización adquirida a lo largo de décadas de investigación y práctica en este campo, así como aprender de los demás.

Si bien seguimos aprendiendo y comprendiendo cómo responder mejor a la trata de personas, aún quedan muchas preguntas sin respuesta: ¿Qué hace que las personas migrantes sean propensas a la trata? ¿Qué sabemos de los que están siendo víctimas de trata en este momento? ¿Y cómo podemos evitar que esto ocurra en el futuro?

Puede que aún no tengamos todas las respuestas, pero sabemos que debemos recopilar los datos y los conocimientos con los que contamos y hacerlos accesibles para que todos podamos sacar provecho de ellos para avanzar. No conocemos a todos quienes pueden estar en peligro, pero sabemos que necesitamos hacer que la migración sea más segura, más ordenada y regular para disminuir la vulnerabilidad de los migrantes.  No conocemos el número exacto de víctimas, pero sí sabemos que son demasiadas.

La lucha contra la trata de personas necesita que nos esforcemos para responder a nuestras numerosas preguntas. También requiere mejores soluciones, con datos, conocimientos y herramientas compartidas, y sobre todo soluciones conjuntas.

 

Sobre el autor:

William Lacy Swing es el Director General de la Organización Internacional para las Migraciones (OIM), el Organismo de las Naciones Unidas para la Migración.