5 propuestas para fortalecer la gobernanza sobre flujos de migrantes extrarregionales

Durante los últimos dos años, la discusión sobre flujos migratorios ha estado muy presente. Sin embargo, los flujos migratorios que provienen de otros continentes, así como del Caribe y Sudamérica, y  que recorren Mesoamérica no son nuevos. Aun así, es claro que estos han aumentado notablemente y los países centroamericanos han hecho un gran esfuerzo por atender y adaptarse a esta realidad.

La gobernanza de  flujos migratorios implica proveer asistencia directa a los migrantes y favorecer su protección; prevenir y combatir el tráfico ilícito de migrantes y la trata de personas; y promover el desarrollo de modelos de gobernanza migratoria que se adapten a las necesidades y realidades actuales para la adecuada atención de personas migrantes.

¿Cuáles son los retos?

  • Naturaleza mixta de los migrantes irregulares: viajan hombres adultos, mujeres, niños y niñas (acompañados y no acompañados), y personas de más de 20 nacionalidades. Entre ellos pueden haber víctimas de trata, personas en búsqueda de asilo, apátridas y refugiados.
  • Dificultades de comunicación: no suelen hablar español, y difícilmente cuentan con traductores, carecen de redes de apoyo y de representaciones diplomáticas.
  • Falta de información clara y precisa de la identidad y las dinámicas de estos migrantes irregulares.
  • Falta de planes para atender las necesidades básicas y para proporcionar soluciones duraderas
  • Territorios muy extensos: el trayecto que recorren es muy amplio y de difícil acceso, lo cual limita la asistencia que se les pueda proveer.
  • Limitaciones para regularizar su situación migratoria.
  • Debilidades en el manejo de fronteras.
  • Falta de coordinación entre los países para proveer de asistencia y protección a los migrantes.

La OIM elaboro el “Plan para fortalecer la gobernanza de los flujos de personas migrantes extrarregionales en Mesoamérica” que busca dar respuesta a estos retos, proporcionando, prioritariamente, respuestas de protección y asistencia a las personas migrantes que así lo requieran. Lo anterior con el fin de salvaguardar su vida, integridad y dignidad, así como favorecer su migración regular, prevenir y combatir el tráfico ilícito y la trata de personas y prevenir los riesgos que  implica la migración irregular en la región.

5 propuestas que surgen de este plan son:

  1. Desarrollar planes de atención de emergencia dirigidos a la cobertura de las necesidades básicas de los migrantes.
  2. Crear un sistema de información para el registro y detección de las necesidades de protección y asistencia de migrantes que a su vez permita el desarrollo de políticas públicas.
  3. Asesorar legalmente y suministrar información a los migrantes sobre todas sus opciones migratorias para que puedan tomar decisiones informadas.
  4. Fortalecer la generación y desarrollo de alternativas migratorias distintas a la detención.
  5. Generación de soluciones duraderas que permitan que estas personas regularicen su situación migratoria y puedan insertarse en el mercado laboral en los países de tránsito y/o destino.

La OIM, en su calidad de principal organización internacional para las migraciones, continuará trabajando con sus asociados de la comunidad internacional para poder encarar los desafíos que conlleva gestionar estos flujos migratorios, desde el principio de que las migraciones, en forma ordenada y en condiciones humanas, benefician a las personas migrantes y a las sociedades.

 

 

Sobre la autora:

Gabriela Rodríguez César es Asistente del Oficial Regional de Enlace y Políticas de la OIM. Licenciada en psicología de la Universidad Metropolitana (Venezuela) y cuenta con una maestría en Estudios de Género y Construcción de la Paz de la UPEACE. Ha laborado en la Asociación Civil Construyendo Futuros (Venezuela) en la generación, desarrollo y coordinación de proyectos comunitarios dirigidos a poblaciones en riesgo con énfasis en  educación sexual integral. Twitter: @kapa1983


DTM: información al servicio de la protección de migrantes venezolanos

Categoria: Protección y Asistencia a Migrantes
Autor: Autor Invitado

 

El flujo migratorio de personas venezolanas es uno de los más dinámicos en las Américas.  Para 2018, OIM estimaba que existían alrededor de 2.3 millones de venezolanos viviendo en el extranjero y que cerca de un 90% de ellos se encuentra residiendo en otros países de Sudamérica. Más de 1.6 millones de estas personas abandonaron Venezuela desde el 2015.

Estas cifras evidencian la necesidad de obtener, intercambiar y validar información estadística sobre las necesidades y características de esta población, con el propósito de identificar vulnerabilidades y mejorar su protección.

La Matriz de Seguimiento del Desplazamiento (DTM) de OIM fue diseñada precisamente para registrar y monitorear la movilidad de la población migrante y refugiada. Esta información es utilizada para la toma de decisiones y la elaboración de acciones, planes y políticas públicas sustentadas en información transparente, verificable y segura.

¿Cómo funciona la DTM?

Este estudio provee información primaria sobre la movilidad a nivel nacional y mundial y está integrado por cuatro componentes:

  • Seguimiento de la movilidad: rastrea las necesidades intersectoriales y movimientos de la población para focalizar la ayuda y asistencia humanitaria en comunidades de origen y en zonas de desplazamiento.
  • Monitoreo de Flujos: registra movimientos de personas desplazadas en ciertos puntos cuando el monitoreo se realiza de forma gradual.
  • Registro: información individual y de hogares para la selección de beneficiarios, que prioriza indicadores de vulnerabilidad. 
  • Encuesta: reúne información específica a través de muestreos de la población sobre temas como intención de retornar, soluciones de desplazamiento y percepciones de la comunidad, entre otros.
     

Apoyo a la población venezolana.  En respuesta a la migración masiva de venezolanos, OIM puso en marcha este año el Plan de Acción Regional (RAP) que brinda apoyo técnico y asistencia humanitaria a países receptores de esta población en las Américas y el Caribe. Como resultado, la DTM se aplica actualmente en 16 países, incluidos Costa Rica, Guyana, México, Panamá y República Dominicana.

Actualmente, la información generada está siendo utilizada para identificar a receptores prioritarios de asistencia y apoyo, garantizando el acceso a servicios básicos en una situación de alta demanda. Asimismo, el sistema envía señales de alerta sobre necesidades de protección, escasez de alimentos, problemas sanitarios y enfermedades para realizar coordinaciones necesarias con autoridades pertinentes.

Asimismo, la matriz está promoviendo la prevención de trata y de riesgos asociados a la migración irregular al detectar casos de riesgo, con el objetivo de facilitar información precisa y relevante que proteja a la población venezolana.

De esta forma, los Estados y actores relevantes pueden conocer y enfrentar coordinadamente los retos que suponen para la región la atención e integración de nacionales venezolanos y el desarrollo de soluciones sostenibles.

Todos los reportes generados por DTM serán públicos y otros reportes especializados se compartirán con actores gubernamentales, académicos y de sociedad civil encargados de brindar servicios a personas migrantes y enriquecer sus intervenciones en favor de la protección de las personas migrantes de origen venezolano.


 

Bryan Brennan es consultor de Comunicaciones para el Plan de Acción Regional (RAP) de OIM.